El trauma y el cuerpo

El trauma y el cuerpo

“El sobreviviente de un trauma quizá no puede tener conciencia cognitiva de la experiencia, aunque su cuerpo la ha retenido en su memoria y el sentimiento implícito», dice el psicólogo Stephen Porges. «Las terapias de trauma intentan crear una interacción dinámica entre los sentimientos corporales implícitos más difusos y los recuerdos más explícitos, con el objetivo de cambiar la narrativa personal a una de mayor autocomprensión y autocompasión». 

Aquí te dejo pequeñas actividades terapéuticas que te ayudarán a resetear tu mente y curar.

-Diseña tu lugar seguro
Se trata de crear un lugar seguro en tu mente, un espacio que te haga sentir calma, confort y sobre todo seguridad.

-Hacer tu piso
Durante una crisis de ansiedad o depresión, descalzarse y tocar el piso con los pies es un buen ejercicio para aclarar la mente y sentimientos.

-Identificar las sensaciones corporales
Enfocar la atención en tus sensaciones corporales y monitorearlas durante un lapso te permite liberar a la mente de las creencias y pensamientos irracionales.

-Desmenuzar las emociones
Esto quiere decir que una vez que se identifican las sensaciones corporales y las emociones asociadas a las mismas, se puede regular lo que se siente para tomar conciencia de eso.

-Realizar contacto físico con uno mismo
Abrazarse o darte un ligero masaje o caricia reducirá la tensión, incomodidad o las emociones negativas que estés experimentando en ese momento.

-Contar con una red de apoyo
Generar vínculos sociales (familiares, amistades o de pareja), pues construyen conexión como la base de una necesidad humana.

-Autoaceptación
Elaborar la aceptación de lo que “se tuvo que haber hecho” en el evento del trauma se refiere a recordar que en ese momento no se pudo hacer otra cosa más que lo que sucedió.

-Empatía con uno mismo
Práctica gentileza y cariño contigo mismo es una de las prácticas indispensables para la resiliencia.

La meditación, la actividad física o el yoga, también producen efectos reales en esta liberación y pueden ayudar al proceso de curación.

-Dedícate tiempo
Intenta reconducir tu vida reflexionando sobre cómo vas a afrontar el futuro.

-Tómate tu tiempo para recuperarte
Luego de cualquier suceso traumático siempre hay un proceso de recuperación hasta que nos volvemos a redimir emocionalmente. Esta situación puede conllevar cambios físicos, corporales y de qué forma enfocarías tu vida a partir de ese momento.

Espero que estas pequeñas notas lleven un poco de luz a tu vida.

Este artículo es sólo con fines informativos,no es, ni pretende ser, un sustituto del asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional y nunca se debe confiar en él para obtener asesoramiento médico específico. 


Ir arriba