Comparte

¿Qué es la fascia?

La fascia es el elemento del llamado -tejido conectivo- y de la misma manera que rodea a los músculos lo hace de igual con los huesos, órganos, vasos sanguíneos, nervios y demas. Resumiendo con todas las partes que forman el cuerpo humano, desde la más superficial, como la piel, hasta la más profunda, conectando absolutamente todo el cuerpo entre sí y manteniéndolo unido. Está formada por células, fibras con el colágeno y la elastina, y sustancias como el ácido hialurónico, términos que también suelen aparecer en el ámbito de las lesiones y su prevención o recuperación.

A tu cuerpo lo recubren muchas capas de fascias, que conectan los músculos y tendones de gran importancia para el movimiento corporal.


Tenemos tres tipos de fascias

-Fascia superficial: forma el tejido subcutáneo, conecta cada órgano y tejido, envuelve los vasos sanguíneos, los nervios y las glándulas y mantiene el agua y la grasa.

-Fascia profunda: es la más profunda de todas y, además, se encarga de sostener los músculos, los huesos y las articulaciones. Reacciona a los estímulos provocados por las emociones, también se la conoce como el “órgano del sexto sentido.

-Fascia visceral: sujeta cada órgano del cuerpo  al rodearlo como un tejido protector.

La importancia de las fascias se basa en que tienen una gran capacidad de deslizamiento y desplazamiento entre ellas, permitiendo el movimiento y la correcta función de todas las estructuras que envuelve como por ejemplo:

La contracción muscular
La apertura de los pulmones al respirar o el latido del corazón
La movilidad de las articulaciones

Problemas de la fascia

La fascia es elástica, móvil y muy húmeda. Al reducirse su flexibilidad, no solo se limita el movimiento del cuerpo, sino que también aparece tensión o dolor aumentando el riesgo de lesión. La falta de flexibilidad puede ser debido a varios factores, entre ellos la edad, Por otro lado la cantidad de agua disminuye, la elasticidad también va a hacerlo. A menudo la falta de hidratación provoca una adherencia de la fascia. Una mala postura o la falta de ejercicio también pueden llevar a rigidez de la fascia y, en consecuencia, provocar dolor.

Cómo estirar mi fascia después de estar sentado todo el día?

Palabras claves: Yoga y pilates. Debido a las posturas de elasticidad y con estiramientos complejos, el yoga y el pilates son también ejercicios perfectos para la fascia.

También el masaje o el auto masaje estimulan los vasos sanguíneos y permiten una mejor circulación de la sangre. El masaje produce un efecto esponja en los vasos sanguíneos, lo que mejora el movimiento de los fluidos a través de la fascia.

Este artículo es sólo con fines informativos,no es, ni pretende ser, un sustituto del asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional y nunca se debe confiar en él para obtener asesoramiento médico específico. 

Ir arriba